Contactate con Fabian Tejada y KO: fabiantejada@gmail.com

Home » Viaje al Sol

Viaje al Sol

Espectáculo de Pintura y Percusión » En vivo» 
Federico Marchesi y Fabian Tejada

[Best_Wordpress_Gallery id=»5″ gal_title=»Viaje al sol»]

La génesis

Para contarles el origen de este espectáculo debo hacer una introducción, ya que está acompañado de vivencias imposibles de separar en lo que se refiere a su creación y desarrollo como espectáculo.
En el verano del 92´me fui a vivir a Bariloche, un deseo que siempre había tenido, había quedado maravillado por su magia y energía desde la primera vez que fui allá por el año 82´.
Diez años después, el deseo se cumplió.
Llegue en tren desde Viedma viajando mil kilómetros desde el mar hasta la cordillera, atravesando la línea sur directo a vivir al Cerro Otto, más exactamente al Km. 3200 por el camino del faldeo (para los que conocen).
Nunca había vivido en la montaña y mucho menos en situación supervivencia, vida de refugio donde todo hay que hacerlo o crearlo constantemente.
En auto se podía subir unos mil metros desde la ruta y para luego subir caminado unos 200 metros más por un sendero o picada hasta el rancho.
Mi asombro era infinito a cada instante, la idea del tiempo-espacio de nuestro reloj se desvanece lentamente y encontramos el verdadero tiempo, el de la naturaleza, el del universo o verdadero ser.
El silencio es un compañero fundamental en esta transición donde cada acto parece observado y eterno.
Vivía en la casa de Federico rodeada de gigantes Cipreses, Coihues y Radales que como casi todas las casas de alta montaña estaba hecha por sus propios habitantes, una casa encantada de madera de Ciprés con grandes ventanas de montaña (nylon grueso y transparente) y cocina a leña.
El agua, era pura de montaña. Había que ir a buscarla a una cascada a unos cien metros internándose en un bosque encantado y majestuoso.
Federico es un artista plástico inmenso esa sería la palabra para definirlo, me fue enseñando los secretos y las reglas de convivencia en la montaña, ya que están ligadas a la supervivencia y rápidamente me fui mimetizando con la energía del bosque y su hábitat como si hubiera vivido siempre allí.
El encuentro con lo más profundo del ser es inevitable, el contacto con el fuego, ir a buscar leña, prepararse para el invierno, la solidaridad entre los habitantes, el arte y la creatividad en cualquier acto, la oscuridad en la noche, el silencio y la paz que trae la nieve, las lunas llenas y los arco iris sobre el Nahuel Huapi y el trabajo constante que implica la supervivencia, son algunos aspectos que alimentan una gran virtud que muchas veces tenemos debilitada:
«La Transformación,  Mutación o  Alquimia» que es vital para seguir
adelante con los proyectos y sueños en la vida.
Mi primer trabajo fue de peón de albañil, al tiempo con lo que estaba aprendiendo y las ganas de construir que no tardan en atrapar a cualquiera y guiado por mi patrón comencé a construir mi propia cabaña a unos 70 metros de la casa de Federico.
Se acercaba el invierno y había que levantarla antes de que aparezcan las primeras nevadas.
Mientras transcurrían aquellos mágicos momentos, Fede siempre me contaba de una experiencia que había tenido en Bariloche donde el pintaba y un grupo de músicos tocaban simultáneamente. La idea de hacerlo con percusión fue tomando color hasta que un día hicimos una improvisación o zapada de pintura y percusión que duró cuatro horas.
Habiendo quedado atónitos y perplejos empezamos a repetir la sesión más periódicamente, instalé un set de percusión entero y el pintaba siempre sobre una misma tela de 2 alto por 2,50 de ancho.
Así pasaron tres meses de ensayos e investigación que fueron tomado la forma de un viaje y el cual comenzamos a visualizar como Viaje al Sol, ese era nuestro objetivo temático y espiritual, en el camino íbamos resolviendo aspectos técnicos y soñando con bajarlo a un espectáculo de 1 hora y media con un set de percusión y pintura más grande, escenografía, iluminación y demás.
Ya finalizando la investigación de cuatro meses, una noche estábamos en mi rancho a fines de Septiembre con la idea de escribir una síntesis o guión de toda la experiencia. El objetivo era  encontrar un hilo conductor y determinar las etapas o las distintas secuencias que hacían al largo viaje, así cada uno tendría una partitura o itinerario para componer y desarrollar su performance.
Así llego el amanecer entre filosofía, salamandra y mates en un momento Federico escribía algo así como un poema que sería la síntesis de las 100 horas de ensayos aproximadamente cuando ocurrió algo increíble; del lado de afuera de la ventana de dos metros aproximadamente por un metro y medio de cara al lago Nahuel Huapi, apareció suave y lentamente una imagen desde la tierra, como si fuera un ser alto de espuma blanca o túnica de espuma blanca, se detuvo un instante frente a nuestra vista y luego se fue diluyendo mientras seguía elevándose.
Quedamos literalmente helados, no cabía tanto asombro en nuestro ser, acto seguido salimos afuera y en un radio de 60 metros hacia abajo entre los cipreses surgieron tres o cuatro más.
Es una experiencia difícil de contar y creer. Me costó mucho tiempo decidirme a expresarla marcó para siempre nuestras vidas, fue realmente una revelación o un milagro en lo personal siempre lo sentí como una gran señal a seguir en cuanto a cumplir con la misión que cada uno tiene en este tránsito por esta vida. El camino del corazón, que en mi caso es la música.
El poema que surgió en ese momento previo a la presencia este tal, sin modificaciones.
Penumbras
Se prende un fueguito
Del
 soplo, aliento, aire
Condensa en lluvia, océanos, aguas celestiales
Late, sanguínea, la marcha en tierra
Transita el hombre, bosques montañas, praderas
Vuela
Materias, fuerzas esferas
A la fuente, energía
Llega

Materializar el sueño: 

La primer experiencia En Vivo fue en la calle Mitre en la esquina de Aerolíneas Argentinas, bajamos de la montaña con los cargueros que son como mochilas de montaña (con una estructura de hierro) llevando un pequeño atril para pintar, los tarros de pintura, una tumbadora, berimbau, etc.
La sorpresa de la gente era igual a la nuestra, ver dos tipos de pelo muy largo tocando y otro pintando, para sorpresa algunos ofrecían comprar la pintura y fue así que empezaron a surgir propuestas de actuaciones donde se fue conformando la puesta en escena del espectáculo Viaje al Sol.
Al año siguiente en el 93 surgió la posibilidad de hacerlo en un teatro grande en Carmen de Patagones al sur de la provincia de Buenos Aires y de ahí en adelante fuimos viajando por la provincia de Rió Negro, festivales en el interior del país declarándose de interés educativo e hicimos muchos espectáculos y talleres para escuelas primarias secundarias y universidades como alternativa de comunicación en carreras como periodismo y comunicación o sociología.
La experiencia duró tres años en mi  marcó a fuego la idea de componer músicas propias a través del arte de los tambores, siendo de alguna manera una huella importante para la formación años más tarde del proyecto Kamaruko Percusión.
Podrán encontrar más videos en YouTube.
Fabian Tejada

Ficha técnica:

Color y Escenografía: Federico Marchesi
En Pintura:
Bastidor con tela preparado 200 x 250cm.
Pintura escenográfica de base acrílica.
Latex, cola vinílica, pigmentos naturales y universales.
Acrílicos-pinceles, brochas, baquetas y rociadores.
Escenografía:
jersey, rip, liencillo, gasa Nylon, tarlatana,
polipapel, acetatos espejados.
Percusión y composición musical: Fabián Tejada
Instrumentos
Batería Pearl de pie de cinco cuerpos, platos Zidjian, cuatro tumbadoras Colombo, Timbaletas Caf, Bongó Colombo.
Tubolofón » PVC» hecho a mano, berimbau, kalimba, xilofón de madera, metalofón, trompe, ollas Essen, didgerigou, accesorios y efectos, quena y flauta de afilador.