Contactate con Fabian Tejada y KO: fabiantejada@gmail.com

Home » Composición en Percusión

Composición en Percusión

 

 

Composición Propia en Percusión o El método de los Toques Infinitos

Fundamentos

Sistema de composición en percusión utilizando las figuras rítmicas que son símbolos que nos permiten leer y escribir patrones rítmicos. Una figura musical nos indica cuánto tiempo debe durar un sonido. Seguro habrás oído términos como corchea, redonda y fusa entre otros. Comencé a trabajar con esta metodología con mi primer maestro Daniel Mele a principios de la década 90´. Adoro los ritmos y estilos folclóricos de distintas regiones del mundo y considero que es fundamental aprender tocar e interpretar muchos de ellos por una cuestión de formación y también de gusto personal.
Así mismo la idea de que no es una obligación, desarrollar una performance creativa que represente solo técnicas y ritmos de países de los cuales son originarios los instrumentos de percusión, me inspiró la necesidad de explorar un lenguaje propio que identifique de una manera más genuina y directa mi propio folclore o costumbres de vida que es lo mismo para mi, dándole a los instrumentos de percusión, una visión más amplia, similar a la de cualquier otro instrumento musical.
Gracias a maestros pioneros que abrieron nuevos caminos en el arte de los tambores, hoy podemos investigar y descubrir variantes en el desarrollo técnico, interpretativo y creativo en la composición de ritmos, ensambles y obras de percusión.
En nuestro país es muy difícil, tal vez inalcanzable, representar ese folclore que está ligado a aspectos esenciales de la vida cotidiana en otras latitudes. El clima, la conexión con la naturaleza y sus poderes, las creencias religiosas, sus ancestrales rituales sagrados, responden a la idiosincrasia de su lugar, su tierra, su hábitat y su forma de vida.
Nuestra realidad cotidiana difiere abismalmente de la de un barrio de Senegal o una favela de Río. Es muy difícil para cualquiera de nosotros interpretar sus técnicas y ritmos, porque están nutridos de una larga historia transmitida por generaciones, presente a cada instante en sus vidas.
Por lo tanto es importante que el alumno pueda encontrar su forma de aprendizaje que responda a nuestro folclore y a nuestras costumbres de vida, a nuestra diaria realidad.
Tomemos como ejemplo la batería, que también es un instrumento de percusión y la conclusión es muy sencilla: si este instrumento se investigo y se desarrolló tanto durante el siglo 20 generando infinidad de métodos de estudio y creatividad, ¿por qué no podemos hacer lo mismo con los demás instrumentos de percusión?
Por ejemplo, si vamos a una casa de venta de libros de música, encontraremos una variada cantidad de métodos de batería y tambor. Sin embargo sólo encontraremos uno o dos libros para estudiar percusión, con una escueta información de algunos pocos ritmos latinos, pero nunca un método de estudio del instrumento en sí mismo.
Por lo tanto les daremos mayor dimensión a los instrumentos de percusión para poder abordarlos desde una perspectiva más amplia y abierta, generando un espíritu de investigación y exploración que permita crear un camino de búsqueda constante, que no se limite a la forma encasillada de una lejana tradición y así poder considerarlos como instrumentos de música más allá de su procedencia.
“La autenticidad de cualquier música étnica se origina, en que no hay distancia entre lo que se vive y lo que se toca”.

************ 

«Manto Verde Profundo»

Es una Composición primeramente para Berimbau y Batería, luego le fui agregando Congas, Bajo Eléctrico,
Accesorios y Efectos, en la sección «Música» pueden encontrar los créditos.

Pero el tambor es solo para tocar rítmos africanos, cubanos, brasileros, etc ?…

Nos preguntamos: ¿Deberíamos tocar el djembé exactamente igual que en Senegal? ¿O las tumbadoras igual que en Cuba? ¿O el berimbau igual que en Salvador? ¿Deberíamos tocar con sus mismas técnicas y sus mismos ritmos?
Existen muchas técnicas de palillos para la ejecución del tambor o redoblante, producto de la investigación sin ataduras del estudio de la técnica en distintos lugares del mundo. Entonces ¿por qué debería haber una sola manera de ejecutar una galleta o slap, o un tono bajo en una tumbadora o en un djembé?
La exploración constante en los instrumentos de música ha generado muchísimos métodos y pedagogías de enseñanzas en escuelas y maestros particulares. Esto ha posibilitado que cada estudiante-músico pueda «aprender a estudiar o practicar». Esto se consigue a partir de un desarrollo organizado del estudio, que permite que cada uno entienda la práctica solitaria del instrumento, como ocurre habitualmente en nuestro país o en Europa, a diferencia de los países de culturas negras, por ejemplo.

«Tocamos lo que vivimos, ahí radica la autenticidad»

De los países en los cuales la percusión forma parte de su vida cotidiana, deberíamos tomar como ejemplo su perseverancia en la búsqueda de un camino autentico. Con el tiempo construir una raíz, una fuente que genere una identidad que abra caminos y no sea el único el tener que imitar o copiar una forma tan lejana como único camino.

¿Entonces cual es nuestra realidad y como hacemos?

Desarrollando un método que nos permita aprender a practicar y convivir con el instrumento “en la casa” como lo hace un estudiante de cualquier otro instrumento de música.
Cómo hacer para practicar solo en la casa y no aburrirse, es una pregunta muy frecuente. Con pedagogía y métodos de enseñanza, se logra la evolución constante que hace que le encontremos sentido a ese «aburrimiento».
Para llevar adelante un efectivo aprendizaje es muy importante una «buena organización» y este punto es uno de lo más trascendentes cuando se comienza de cero a estudiar un instrumento.
La practica o convivencia con un instrumento es un arte personal y por ello solitario en un gran porcentaje. Es un trabajo introspectivo donde uno puede encontrarse a sí mismo, con el instrumento y con la música; es una manera de ir generando un estilo propio y un sello personal.
Inicialmente no es fácil practicar media, dos u ocho horas por día, por eso es importante que el método permita aprender a practicar antes que a tocar. Tocar será luego una consecuencia lógica que llegará inevitablemente, si hay paciencia, voluntad y amor por lo que uno hace.

******

«VIAJE AL SOL»

Es una de las primeras Composiciones  que realicé para el Proyecto Kamaruko Percusión en 1999.

¿Por qué percusión argentina?

Si nos preguntamos donde está más difundida, o cual es el origen de la percusión en el mundo, la respuesta nos lleva casi automáticamente al África, a Cuba o Brasil.
En nuestro país, tanto como en Europa y EEUU, el movimiento de percusión es muy joven. No se generó de la nada o de casualidad y tiene una raíz socio-cultural y política (leer nota Mundo tambor- link).
A partir del año 90 los primeros maestros empezaron a generar grupos de percusión con sus alumnos y así hemos recorrido un pequeño e intenso camino que instaló asombrosamente la percusión en nuestra sociedad.
El tomar como referencia o ser influenciados por países vecinos fue algo lógico e inevitable, sobre todo en un comienzo de gestación. Pero tal vez si empezamos a buscar nuestro propio lenguaje, quizás con los años podamos llegar a decir: en la Argentina también está la percusión.
Pero el objetivo del método es que no todo empiece y termine allí.

¿Percusión Argentina es sinónimo de folclore argentino?

Es amplio el tema. Cuando uno dice percusión cubana o brasilera está hablando de todo lo que se hace en el país y sabemos que, por ejemplo, cada estado o región de Brasil tiene su propia identidad y que difieren en muchas ocasiones abismalmente uno del otro.Por ej. Los ritmos de Recife y sus instrumentos son diferentes alas de Mina Gerais, Río o Salvador, pero decimos Percusión Brasilera en general. En Cuba no es lo mismo La Habana que Santiago de Cuba, pero decimos percusión cubana para generalizar.Si tomamos como ejemplo lo que ocurre en nuestro país, la chacarera o la zamba -por nombrar algunos estilos o ritmos argentino- tienen su origen en Santiago del Estero, pero en mi caso, si bien me gustan muchísimo, al haber crecido en Río Negro, no me siento influenciado por ellos a la hora de componer un ritmo o tema.

¿Se puede tener una raíz argentina? ¿o una identidad?

De eso se trata: es una búsqueda que es muy importante empezar a generar.

¿Cómo?

Buscando formas que tengan que ver con nuestro estilo de vida. Si alguien crea un ritmo para tumbadoras, otro para un surdo, para un legüero, para semillas u otros instrumentos, y arma una estructura de canción o tema, tendrá delante una composición que no existe en otra parte del mundo. Fue creada acá, inspirada en sus vivencias, creencias y estados emocionales. Por lo tanto es de Argentina, así como la rumba puede ser cubana, o el samba es brasilero o tantos otros ritmos africanos o toques.

¿Se puede componer algún ritmo o tema de percusión inspirado en un sentimiento o estado emocional?

Sí, claro que se puede. Sólo hay que verlo de esta manera, convivir y practicar en consecuencia. De la misma manera, se le puede agregar algún canto o alguna danza también creada en base a esa composición.
Si tomamos el ejemplo de lo que pasó en Buenos Aires en la década del 60, nuestros primeros rockers -Lito Nebbia, Moris, Javier Martines o Luis Alberto Spinetta, por nombrar algunos- utilizaban la guitarra criolla y la eléctrica e imitaban a Los Beatles cantando en ingles. Pero en algún momento alguien dijo “que tal si cantamos en castellano” y comenzó así la época dorada de nuestro Rock.
Utilizando la guitarra eléctrica, un instrumento foráneo, compusieron temas como “El bohemio va”, “A esos hombres tristes”, “Avellaneda blues” o “Pato trabaja en una carnicería”.

¿Por qué le llamamos rock argentino?

Porque no hay duda de que suena de «acá» aunque utilizaron instrumentos que no son tradicionalmente de nuestra región. Así se creó algo autentico, mediante la adaptación de instrumentos de afuera a nuestra estilo de vida de esa época, con nuestras vivencias, nuestro lenguaje, nuestro sentimiento.

¿Podría pasar lo mismo con la percusión en nuestro país?

Por suerte ya está pasando. Hay muchos grupos y percusionistas que emprendieron el camino de la composición propia y han grabado discos. Desgraciadamente no es lo más difundido, considero que cuesta aceptar esta manera de ver el espectro de la percusión como algo nacional, como Percusión Argentina.